lunes, mayo 27, 2013

Un poco de historia de México

En las primeras décadas de vida independiente de México existían básicamente cuatro grupos políticos, que peleaban por el triunfo de sus ideas sobre las de los demás. Uno de los puntos más importantes de desacuerdo era precisamente el de los privilegios que algunos tenían y otros querían eliminar.
Características de los principales grupos políticos:




Liberales puros, exaltados o radicales. Basados en las ideas de la Ilustración francesa acerca de la igualdad humana, creían que el progreso del país dependía de la eliminación de todo tipo de privilegios. Este grupo pensaba que si los individuos eran considerados iguales ante la ley, cada uno podría desarrollar sus capacidades sin obstáculos y contribuir al desarrollo social. No obstante, estaban decididamente en contra de la igualdad económica y la propiedad colectiva, por ejemplo las tierras comunales de los pueblos indígenas, ya que decían que eso era un pretexto para la pereza. Lorenzo de Zavala, quien fuera gobernador del Estado de México, fue un destacado liberal puro.
Liberales moderados. Era otro grupo que compartía muchas ideas de los anteriores, pero no estaba de acuerdo en combatir sin tregua a la Iglesia ni en acabar con los privilegios. Según ellos, se podía llegar a un acuerdo para desarrollar las instituciones republicanas, y la igualdad total ante la ley podía esperar un poco. Uno de sus principales representantes fue el doctor José María Luis Mora.
Conservadores. Defendían la política de privilegios y la forma de gobierno que había existido bajo la Corona española, junto con el orden y las tradiciones que predicaba la Iglesia. Según muchos conservadores, el peor mal para México era la anarquía por la que transitaba, y por eso pensaban traer a un rey europeo al trono de México. Sólo de esa forma se ganaría el tan ansiado orden y la legitimidad. Uno de los máximos promotores de estas ideas fue Lucas Alamán, quien creó una de las primeras instituciones bancarias de nuestro país, el Banco de Avío, y fue un hábil promotor del desarrollo agrario en algunas zonas de México.
Militares. Había antiguos oficiales realistas o insurgentes, criollos o mestizos, y algunos de ellos tenían poco de patriotas y mucho de aventureros. Los militares mexicanos pertenecían a alguno de los tres grupos anteriores, pero existía algo que los diferenciaba de los demás: generalmente eran amantes del orden, aun cuando ellos a veces lo violentaran a propósito. Hacían rebeliones constantes cuando alguno de sus intereses personales era amenazado por otro grupo, y por ello cambiaban de bando continuamente. Un ejemplo claro de esto lo representa una de las figuras más importantes de la primera mitad del siglo XIX, Antonio López de Santa Anna.
Conservadores y liberales se valieron del ejército para luchar por sus ideas acerca del futuro del país. Esta pugna seguiría por espacio de varias décadas y, después de la guerra con los Estados Unidos, desembocaría en una guerra civil, donde los militares tuvieron que decidirse finalmente por uno de los bandos.

Conclusión
En conclusión al consumarse la independencia, México se encontraba en un estado de desamparo, no tenían una forma de gobierno estable ni han podido mantener un gobierno propio, sin embargo es SU gobierno, y no están siendo gobernados por una potencia extranjera. El imperio iturbidista fue un fracaso rotundo, después de el se comienzan los enfrentamientos entre los dos partidos de mayor importancia: los centralistas y federalistas y estas ultimas no cesan hasta la victoria definitiva del partido federalista. México esta en una situacion de devastación tanto política como económica.
>